Proyectos Personales – Infancia

Siempre hemos sabido cuando se hablaba del término  Norte y Sur, que en el fondo -o no tan al fondo- estaban implícitas las diferencias. Ya pudieran ser las conversaciones o las noticias de continentes, países, pueblos o gentes, cuando venían precedidas de estas referencias geográficas, el término marcaba diferencias.

 Miguel Murcia ha visitado el Norte y el Sur y en ellos, ha recogido, entre otros documentos fotográficos, algo que al analizar las imágenes se establecía, una vez más,  como elementos de comparación entre los diferentes “virtuales paralelos”.

Al ver los trabajos, las imágenes sobre infancia de Miguel salían solas, se agrupaban y se colocaban según un orden lógico que determinaba ciertas diferencias entre Norte y Sur. Los juegos infantiles y la forma de pasar el tiempo en uno y otro lugar, marcaban una forma característica más en las relaciones Norte-Sur. Otra vez las diferencias.

Hoy, cuándo las gentes más preparadas del Sur, quieren prosperar en el Norte, estas imágenes de Miguel nos recuerdan los tipos de juegos que teníamos en nuestra infancia, que se asemejaban a los actuales de los niños del Sur. Y mientras jugábamos, padres y hermanos mayores cogían las maletas hacia el Norte.

Las imágenes que nos muestra de los juegos del Norte, las estamos viendo a diario, son las normales de nuestro entorno; pero, ¿acaso hemos cambiado de paralelo y no nos acordamos de nuestra infancia?. Entre el Norte y el Sur hay grandes diferencias que son vividas, ya, desde la infancia.

Feliciano López Pastor